Esta soy yo

 Una persona normal y corriente, como tú… Y es que no me gustan las etiquetas, incluso eso de decir “normal” me suena fatal porque creo firmemente que cada cual tiene esas pequeñas cosas que le hacen único y especial. Sin ir más lejos, hay días que yo soy mil cosas y otros que bastaría (y sobraría) con una palabra para definirme. Porque sí, tengo grandes días en los que puedo con todo y otros en los que quisiera rendirme y no seguir adelante con nada. ¿Te suena, verdad? Menos mal que tú me entiendes…

Si estás aquí seguramente sea porque ya me conoces o… ¡Déjame pensar! Quizás hayas llegado hasta esta página porque no sabes nada de mí o porque te gustaría conocerme mejor. Entonces, si me permites, te diré que estoy aquí con un objetivo muy claro: hacer que cada minuto de mi vida haya valido la pena (o, más bien dicho, que cada minuto de mi pena haya valido tu alegría). Sé que suena extraño, lo reconozco, pero es la verdad.

Me imagino que estarás pensando: “¿Qué penas habrá tenido una treintañera? ¡Si es una niña!”. Pues la verdad es que me gustaría decir lo contrario pero he vivido lo suficiente como para sentirme como una anciana luchadora… Resumiendo, la historia de mis primeros 30 años de vida: tres enfermedades raras (Síndrome de Ehlers Danlos, Déficit de Alfa-1-Antitripsina y Retinosquisis) que me procuran más de 10 complicaciones de salud relativamente graves y molestas desde que nací, Síndrome de Asperger (Trastorno del Espectro Autista – TEA), Disautonomía, Síndrome de Ovarios Poliquísticos, Síndrome del Ojo Seco… ¡Eso solo son cosillas médicas! Malos tratos físicos y psicológicos, bullying, abusos sexuales, una temporada viviendo en la calle, otra temporada llena de deudas y con 5€ de presupuesto mensual para comer… Divertido no ha sido. Fácil tampoco. 

Afortunadamente, mientras he ido de fracaso en fracaso he aprendido muchas cosas que el éxito o una vida actual más tranquila no no han sido capaces de enseñarme. Y por ello, lo que sí quiero explicarte es que la actitud que decidas mantener frente a las circunstancias será realmente determinante, siempre.

¿Sabes? Frente a la adversidad yo opto por ser flexible. Es tontería intentar nadar contra corriente y derrochar así toda la energía… Por eso, desde hace un tiempo, en lugar de compadecerme por no poder trabajar con normalidad, decidí seguir con mi objetivo mediante el trabajo 100% online.

Ahora, sin más presión que la que yo misma me impongo (¡ah, esa y la de las facturas a final de mes!), me dedico la mitad del tiempo a escribir y la otra mitad a programar y dirigir actividades educativas online enfocadas a mejorar los hábitos emocionales y nutricionales de mis clientes (sin olvidarme nunca de los caballos o de echar una mano donde puedan necesitarme, échale un ojo a Helpfreely). 

Si quieres saber algunas cosillas más personales sobre mí, te cuento más:

Soy una persona muy sencilla y con poco apego por lo material pero eso no me impide ser ambiciosa. Mi objetivos más inmediatos pasan por llegar cada día a más gente para poder seguir manteniendo un trabajo que no solo me apasiona sino que también ayuda a los demás y me permite llevar el estilo de vida que elijo y necesito por cuestiones de salud.

¿Que qué más? Establecerme fuera de Europa, viajar más, descansar el doble, recuperar viejas aficiones, publicar mi primer libro de divulgación y mi novela de ciencia ficción social y disfrutar mucho más de todo (de mi marido, mis gatitas, los caballos, mi propia vida…).

Si le preguntaras a mi marido: “¿Cuáles son los valores de Raquel?”, la respuesta sería “muchos”.

Aunque creo que puedo resumir y que me quedaría con una decena básica para la supervivencia en el día a día: libertad, coherencia, confianza, lealtad, seguridad, respeto, tolerancia, honestidad, solidaridad y apoyo.

Me apasiona cocinar y todo lo que tenga que ver con ello (sí, incluyo programas de tv, series, películas, libros… ¡todo!) así como escribir y leer. Además, me encanta perderme por ahí y capturar en imágenes mi propia visión del mundo.

Y lo reconozco, me gustan los videojuegos y todo lo que tenga que ver con la gamificación aplicada a la mejora de la inteligencia emocional. ¡Me parece fascinante! Tanto como las novelas de ciencia ficción social o fantasía épica, la música (sobre todo rock, heavy, indie), los caballos y el american football.

Mi vida siempre ha estado llena de retos, como ya te he contado… Sin embargo, creo que ahora me enfrento a cosas distintas y de menor envergadura que antes, aunque ya sabes: lo que vivimos en el presente siempre nos parece peor que cualquier cosa que ya superamos en el pasado.

Supongo que me frustra bastante tener que sostener mi actividad laboral en la relación social 2.0 porque “lo social” no es mi fuerte, la competencia es feroz y desleal (cada cuál tiene su público pero hoy abunda mucho el que tiene poca formación y mucho dinero para la autopromoción) y yo no entiendo muchas cosas del entorno, de cómo funciona el mundo, de lo que espera de mí la gente.

Eso y salir adelante como autónoma, Asperger y afectada por dos enfermedades raras. No es fácil.

Para mí no puede haber mayor logro que el haber superado día tras día cada obstáculo o reto que ha habido en mi vida y haber llegado hasta hoy, hasta aquí, prácticamente “ilesa”. Y no porque no haya dolido o no haya salido mal parada, sino porque otras personas bajo las mismas circunstancias o condicionantes que yo se han quedado atrás, presas de opciones aparentemente más sencillas.

Los títulos, premios, objetivos logrados y otras cuestiones… No me interesan tanto. Cierto es que agradezco las oportunidades y las disfruto al máximo pero no son lo verdaderamente importante. Me felicito y valoro otras cosas pero no me gusta usarlas como alimento diario de vanidad.

No me gustan muchas cosas, pero no está en mi mano cambiarlas: los quejicas, la incoherencia, las personas que mienten y manipulan, los que osan juzgarme sin atreverse a vivir 5 minutos de mi vida, los que me copian descaradamente, los que no me valoran lo suficiente, los que hacen todo por vender sin pensar en la desesperación o necesidades reales del que compra…

Así que me quedaré con que no me gusta pasar mucho tiempo en lugares poco soleados. Tampoco me gusta estar rodeada de gente, no soporto las arañas y las cucarachas ni el paté, los embutidos, el ajo cocido o la casquería.

¿Sabes qué puedes esperar de mí?

Profesionalidad

Trabajar con personas genera una gran responsabilidad que no puede tomarse a la ligera. Por ello, sigo siempre en formación continua y cuento con un equipo de apoyo y supervisión formado por un médico, una psicopedagoga, una farmacéutica clínica y una consultora de belleza, estilo y protocolo.

Experiencia

Han pasado 13 años desde que empecé mi trabajo escribiendo, formando y acompañando a las personas a lograr un día a día mejor y en ese tiempo he descubierto cuán valiosa es la experiencia: cuánto he aprendido de mis clientes, de sus éxitos y sus fracasos, de los míos propios.

Pasión

Si hay algo que pueda definir lo que hago es, sin duda, la pasión con la que lo hago. Porque cuando te explico algo lo hago con emoción y cuando logras algo o te enfrentas a un reto, lo vivo al máximo igual que tú. De ahí nace el entusiasmo que te contagio, la afinidad que surge entre tú y yo.

Compromiso

Cuando alguien decide depositar su confianza en mí recibe, a cambio, un 100% de compromiso. Y es gracias a ese compromiso que la persona logra comprometerse con sus propios objetivos, sintiéndose más satisfecha, sintiéndose capaz de lograrlos. Estoy comprometida contigo, con tu historia.

Así empezó todo

Te diré algo… Toda esta historia, la de mi objetivo, se ha ido gestando durante mucho tiempo.

Mi primer blog vio la luz en 2006 pero no fue hasta 2012 que decidí tomarme en serio la responsabilidad de escribir para una audiencia que esperaba mis contenidos. Aquello supuso un cambio en mi vida: llegaron las colaboraciones en radio, televisión y medios internacionales (España, USA, Canadá, Chile, México y Venezuela).

De un día para el otro era portada de una revista americana y aparecía en directo en un programa de radio de difusión nacional en España, había gente que me reconocía en el metro, señoras que me pedían una foto y un autógrafo mientras paseaba por Preciados (Madrid) en busca de velo para mi boda. Y yo, evidentemente, ALUCINABA en colores (y no por no creerlo, sino porque sobre mí pesaba una responsabilidad que jamás pensé que pudiera robarme de tal forma la libertad).

Sin embargo, sobre 2014 explotó el boom del “social media” y sus estrellas y los medios dejaron de pagar a los colaboradores por cobrar de quien quisiera aparecer en los mismos. Aquello me dio un respiro, me sentí aliviada… Eso sí, pasé del 100 al 0 en nada y tuve que reinventarme una y otra vez para poder mantenerme haciendo lo que quería (ya no era solo mi objetivo de echar una mano sino también el de seguir viviendo de ello). En ese momento lo que me pesaba era ver cómo se daba más valor y credibilidad a alguien con miles de seguidores o con 1.000€ más en la cartera…

Y creo que eso me sigue pesando, sigo sin entender muchas cosas que ahora no vienen al caso.

¡Pero a lo que iba! Lo más importante es que en estos últimos años he descubierto, aunque haya sido a golpes como siempre, que hago lo que hago precisamente para llevar el tipo de vida que deseo y ayudar a otras personas a lograr lo mismo. Antes, erróneamente, creía que lo más importante era “llegar a ser alguien” y que reconocieran mi trabajo (no te engañes, eso no da de comer y todo cae por su propio peso tarde o temprano).

Ahora soy muy selectiva y limito mucho mis colaboraciones pero seguro que en los últimos años me has visto, leído o escuchado en cualquiera de estos medios:

Lo que verdaderamente me mueve

Para describir cómo es Raquel Cabalga a nivel profesional tengo que destacar su empatía, sinceridad, la capacidad que genera de esfuerzo y trabajo, su delicadeza, prudencia, IMPLICACIÓN, la pasión por lo que hace, sus ganas, la CONFIANZA que genera, la claridad con la que expone, su COMPROMISO, generosidad, seriedad, su amplia formación, su dedicación con el cliente y el proceso. Con Raquel empiezas un proceso único, personal e irrepetible de experiencias transformadoras y si estás dispuesto a trabajar podrás conseguir aquello que te propongas por ambiciosas que sean tus pretensiones. Gracias por enseñarme a respirar.
Almudena
Raquel Cabalga ha sido muy importante en mi vida y en la de mi pareja, nos ha ayudado mucho pues hemos aprendido a entendernos a nosotros mismos como personas independientes y como pareja. El trabajar con caballos es una de las cosas más bonitas y emotivas que he hecho en mi vida y me encanta trabajar con Raquel y con los caballos. Ya ha pasado el tiempo y seguimos utilizando muchas de las herramientas que nos ha facilitado, así la convivencia en pareja se hace más fácil y el día a día con uno mismo también. Nosotros le damos las gracias por formar parte de nuestra vida.
Vane e Iván
Para mí ha sido muy útil el trabajo realizado con Raquel y lo que me ha aportado, me hizo sentir muy bien por su capacidad de empatizar y motivar en el proceso. Su forma de generar conciencia, su manera de desafiar y alumbrar partes de mí que han resultado muy reveladoras, siendo tan precisa, resolutiva y mostrando a la vez gran calidez humana. Una gran inversión que ha mejorado mi vida desde la autonomía de encontrar soluciones donde antes había bloqueos. Gracias, Raquel.
Ángel
En lo profesional, el continuo deseo de superación de Raquel le hace estar en la vanguardia de técnicas y herramientas para la mejora personal y laboral. Aporta una visión holística del mundo ofreciendo uno de los mejores servicios de desarrollo integral fundamentado en su amplio bagaje profesional y en su propia experiencia. Con un talento especial para hacer brillar a las personas desde su propia luz, resulta muy fácil trabajar con ella pues genera un ambiente de confianza y respeto que permite fluir de forma armónica, facilitando así el aprendizaje.
Gema
La primera impresión que da Raquel es la de ser una persona profesional, con saber estar, inteligente y que controla la situación en todo momento y fue en mi primera sesión con ella cuando me di cuenta de que es eso y mucho más, su profesionalidad es indiscutible: sabe hacerte la pregunta justa en el momento adecuado, está llena de una pasión que te contagia y revitaliza y, además, tiene amplios conocimientos que emplea para conseguir unos resultados magníficos. Cambié mi vida gracias a ella, mil gracias por todo lo que has hecho.
Néstor
En mi caso no tenía ni el tiempo ni la fuerza de voluntad para sacarle provecho al CLUB así que decidí coger una sesiones para evaluar mis hábitos de forma individual y con la primera sesión ya llegaron las ganas y la motivación para leer todos los contenidos del CLUB, ver los talleres y bueno, me siento más ágil, feliz, sana, he perdido peso y sigo perdiendo, disfruto un montón comiendo y eso que ni por asomo como lo mismo que antes. Contenta, ha valido la pena. He cambiado mi vida contigo!!! Y la de mis niños!! Gracias, te recomendaré siempre.
Elisa

Y te diré algo más…

No leo absolutamente NADA en una web sin haber ojeado antes la sección “Sobre mí” de la persona que escribe, lo mismo hago con los libros y sus autores… Supongo que es porque me gusta saber si vale la pena dedicarle tiempo, quiero saber si esa persona tiene el bagaje o la autoridad suficientes para escribir lo que escribe. ¡Y no es nada personal! Es solo que Internet está lleno de basura con tapas muy bonitas y que si estoy leyendo sobre vivir en Mountain View quiero asegurarme de que esa persona ha vivido o está viviendo allí y que no me está explicando cualquier cosa que ha escuchado o leído por ahí.

Por eso quiero explicarte qué es lo que me permite escribir lo que escribo o hacer lo que hago:

  • Nunca me planteé seriamente qué estudiar, de niña me gustaba pensar que sería bióloga y estando en el instituto fantaseaba con trabajar entre libros y dedicarme a escribirlos (Loreto, mi profesora particular de Griego, pretendía que flirteara con la Biblioteconomía y quizás no hubiera sido mala idea). Sin embargo, decidí estudiar Derecho por mera necesidad instrumental, creí que me ayudaría a defenderme de la situación personal que estaba viviendo (y cuando ya no lo necesité, lo abandoné). 

     

  • Los años posteriores gasté gran parte de mi sueldo y ahorros en estudiar el Diplôme Universitaire en Médecine Naturelle en la Université d’Avignon y Chinese Medicine en la Beijing University. Invertí 7 años, mucho dinero y aún más viajes pero aprendí muchísimo (sin todo ello no hubiera sido capaz de abrirme a dudar y de acercarme al método científico). Más tarde pensé en “convalidar” el título y estudié Naturopatía, Quiromasaje, Reflexología y Acupuntura en Zaragoza pero tengo que reconocer que ni era equiparable a lo que había estudiado años antes ni me sirvió para “convalidar” nada pues en España dichos estudios no solo no son homologados sino que se ejercen como “actividad parasanitaria” sin gran regulación (toda una pena el panorama actual a ese respecto, ten cuidado con los charlatanes y confía tu salud física y emocional a profesionales sanitarios). 

     

  • Seguí con mi formación: Técnico Superior en Nutrición y Dietética (y diploma de formación profesional superior con extensión universitaria por la Universitat Oberta de Catalunya), Experta en Coaching con Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística (titulación reconocida por la International Coach Federation y la Asociación Española de Coaching) con especialización en Autoestima y Gestión del Estrés (formación psicológica con reconocimiento administrativo), Experta en Coaching Sistémico y de Equipos, Experta en Hipnosis Rápida y para el Desarrollo Personal (titulación reconocida por la Sociedad Internacional de Hipnosis Clínica), Eneagrama, Mindfulness, Ho’oponopono, EFT, Kinesiología, Nutrición Natural, Ortomolecular y Macrobiótica, Formadora de Formadores y Certificada Internacional de Coaching Asistido con Caballos. ¿Sabes qué fue lo más importante que aprendí de todo esto? Exacto, lo que no debía hacer o aplicar o por qué algo no puede tener cabida o ser respaldado (hay metodologías que son útiles como estrategia en algunos momentos pero NADA es la panacea).

  • También he asistido a workshops intensivos: Mindfulness con Jon Kabat-Zin, Neurotecnología de Sonido Hemi-Sync del Monroe Institute de Virginia (USA), Libertad Financiera con T. Harv Eker y Técnicas de Porteo y Baby Led Weaning (BLW). Y he hechos MOOCs muy enriquecedores: “Mindfulness para regular emociones” por la Universidad de Málaga, “Potencia tu mente” y “Técnicas de Creatividad” por la Universidad de Cantabria, “Nutrición, genes y salud” por la Universidad de Navarra y “Seguridad Nutricional” por Acción Contra El Hambre. 

  • Actualmente… Me gustaría centrarme solo en el Grado de Psicología (UOC) pero estoy hasta arriba sobreviviendo a mi propia vida, sacando adelante el CLUB y terminando la formación como Asesora de Lactancia (EDULACTA, formación considerada “Actividad reconocida de Interés por parte de la IHAN” –Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia lanzada por la OMS y UNICEF con el fin de proteger, promover y apoyar la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento- con número de registro 009/2014). Además, he decidido hacer realidad uno de mis sueños y tengo entre manos la escritura de dos libros, a cada cual más distinto…