El concepto de imagen personal es un concepto global que abarca no solo tu apariencia física, sino también todo aquello que le dice a los demás algo sobre ti. Esto es importante porque la comunicación es parte esencial de la vida de las personas y no hay manera de que exista un solo momento de tu vida en el que no estés comunicando algo. Lo que vistes, tu lenguaje, tu forma de moverte, tus gestos… Todo lo que viene de ti está comunicando, a quienes te rodean, información sobre quién eres y hacia dónde vas. De ahí la importancia de tener una imagen personal favorable que te permita desarrollarte como persona e, incluso, influir de forma beneficiosa en tu comunidad, conseguir metas, hacer amistades y crear un círculo virtuoso de autoestima óptima en el que tú te veas y te sientas bien.

Sobre imagen personal y para qué es importante mejorarla

Dentro de este concepto de la imagen personal (que en realidad no es otra cosa que la percepción que los demás tienen de ti) podemos distinguir cuatro puntos básicos que la conforman y que vamos a trabajar, ya que estos nos ayudarán a mejorar nuestra imagen y a transmitir un mensaje que hará que los demás tengan una mejor percepción de quiénes somos:

  • En primer lugar hablaremos de la imagen física. Esta es tu carta de presentación, lo primero que los demás ven de ti y está conformada por tu vestimenta y por tu arreglo personal. En cuanto a tu manera de vestir la ropa tiene un poder de comunicación increíble y por eso es tan importante para mejorar tu imagen el conocer tus proporciones, tu tipo de cuerpo y los colores que te favorecen, porque todo esto va a influir en la manera en la que te presentas ante los demás (se trata de conseguir crear una armonía visual). Además, la ropa es el medio de comunicación más constante que existe, ya que esa ropa que llevas puesta habla constantemente de ti, de tus gustos y de tus jerarquías o preferencias (es decir, de lo que es importante para ti y de lo que no lo es). En cuanto a tu arreglo personal, es también parte de tu imagen física y comienza con ser una persona limpia con una piel y un cabello bien cuidados (con tinte, corte y peinado correctos según la forma de tu cara…), con saber maquillarte de la manera correcta y con usar ropa en buen estado (de ninguna manera permitas que tu ropa esté sucia, mal planchada, descosida o en mal estado; el aspecto de ésta debe ser siempre impecable), además de tener un correcto uso de los accesorios, etc. Algo importante es, por ejemplo, tener unas manos siempre cuidadas y bonitas. También debes prestar atención a tu higiene bucal y procurar estar siempre bien depilada y perfumada. Es decir, que tu imagen sea siempre una imagen cuidada y que en ningún momento resulte desaliñada (está muy bien si eliges tener una imagen natural pero nunca descuidada). Estos dos conceptos (el vestir bien y tu arreglo personal) son fundamentales para mejorar tu imagen porque es importante que aceptemos que nuestra apariencia puede hacer que la gente nos acepte o nos rechace o bien que se haga un concepto de nosotras que no es el que quisiéramos.
  • En segundo lugar tenemos el lenguaje corporal. Aquí hablamos de tu porte, de la forma de moverte (de cómo caminas, cómo te sientas, cómo te levantas, cómo mueves los brazos al expresarte…), de tu forma de hablar (desde cómo manejas el arte de la conversación hasta tu tono de voz y tu entonación), de tus gestos, de tu sonrisa, de tu capacidad de escuchar (procura no interrumpir, mirar a los ojos de tu interlocutor e interesarte por su conversación sin ser demasiado entrometida), etc. Es decir, todo aquello que nuestro cuerpo comunica por sí solo (independientemente de tu imagen física, aunque, lógicamente, está muy unida a ella). Este punto es muy importante porque tú puedes estar muy bien vestida y arreglada pero si tu lenguaje corporal no es el correcto, puedes estar enviando mensajes contrarios a los de tu imagen física y no podrás comunicar una imagen de credibilidad e integridad, es decir, no inspirarás confianza.
  • El tercer punto que aborda la imagen personal son los buenos modales. Cuando hablamos de buenos modales hablamos de cortesía, de buena educación y de la destreza social de una persona. Se trata de saber manejar, con éxito, las normas de la convivencia social. Este punto es importantísimo porque puedes tener una imagen física espectacular y controlar a la perfección tu lenguaje corporal, pero si no tienes un trato amable y si no sabes conducirte en sociedad, puede ser que pierdas ciertas oportunidades de crecimiento. Comienza respetándote y respetando a los demás y verás como un comportamiento social adecuado te abrirá muchas puertas.
  • El cuarto punto es tu cultura. Para mejorar tu imagen es importante que procures ser una mujer informada, intentar mantener el hábito de la lectura, cultivar el amor por las artes y hacer un esfuerzo por estar siempre actualizada para que así seas capaz de apreciar y participar en cualquier conversación o reunión manteniendo y comunicando, en todo momento, una imagen personal favorable. También es importante que te mantengas interesada en aprender cosas nuevas, que viajes (de acuerdo a tus posibilidades) y que procures nutrir tu acervo cultural e intelectual con todo aquello que pueda enriquecerlo mediante información de calidad.

Invierte en ti, invierte en mejorar tu imagen personal

Espero que esta pequeña introducción al mundo de la imagen te haya resultado interesante y recuerda siempre que, para convertirte en la mujer que quieres ser, no hace falta más que conocerte, saber lo que quieres, querer ser quien tú quieres ser y aprender a serlo, es decir, tener la actitud correcta y creer en ti misma. No te conformes, siempre tienes que esforzarte por ser un poco mejor, por crecer. Que cada día sea un día en el que trabajes por superarte y en el que aportes cosas positivas a tu vida y a la de los demás. Cuida todos los detalles de tu imagen personal, trabaja en ti y consigue tus metas para así convertirte en tu mejor versión y en la mujer que realmente quieres llegar a ser. De verdad que no hay mejor inversión que la que haces en ti misma.

Así que, desde ahora, plantéate retos para tu  superación personal y trabaja para tener una imagen personal que haga que te sientas orgullosa de ti misma, que te permita presentarte ante el mundo de una manera positiva de forma que puedas conseguir algo que todos necesitamos (porque todos somos seres sociales) y que es tu propio reconocimiento y el de los demás.